La evolución del cigarrillo electrónico: cómo ha cambiado el mundo del vapeo a lo largo del tiempo

La evolución del cigarrillo electrónico

Las principales etapas del e-cig desde su nacimiento hasta hoy

Desde su lanzamiento al mercado, el e- cigarrillo ha pasado por varias etapas. Ahora, después de casi 20 años de historia a sus espaldas, el vapeo es cada vez menos una práctica de nicho y cada vez más una práctica generalizada, especialmente entre quienes se acercan a él en un intento por dejar de fumar . El mérito del crecimiento del sector del vapeo, sin embargo, radica sobre todo en los cambios que han transformado los primeros modelos básicos en dispositivos eficientes y de alto rendimiento.

En las siguientes líneas daremos un paso atrás en el tiempo para descubrir cómo nació el cigarrillo electrónico y cómo ha evolucionado desde los primeros años.

Los efectos del cigarrillo electrónico

Cuándo se inventó el cigarrillo electrónico (y por quién)

Uno de los aspectos que más intriga a quienes se acercan al mundo del vapeo es el relativo al nacimiento del cigarrillo electrónico. Como suele suceder, cuando estás interesado en algo nuevo tratas de adquirir información al respecto, y el e-cig no es una excepción.

Dado que este dispositivo comenzó a extenderse en España hace poco más de una década, muchas personas creen que su invención es bastante reciente. De hecho es así: el cigarrillo electrónico se lanzó al mercado a principios de la década de 2000 tras la patente presentada por un farmacéutico chino llamado Hon Lik. Fumador empedernido a pesar de que su padre había muerto a causa de los daños del cigarrillo, Hon Lik trabajó durante mucho tiempo para encontrar una alternativa más saludable a fumar y tras desarrollar un sistema de vaporización de propilenglicol consiguió encontrar un inversor: el Golden Dragon Group, una Empresa de Hong Kong que opera en el sector farmacéutico.

Aunque el lanzamiento al mercado se produjo en tiempos recientes, Hon Lik no tiene la paternidad total de la invención del e-cig. Un primer prototipo (con patente completa), de hecho, fue creado en 1965 por el estadounidense Herbert A. Gilbert, pero el proyecto de comercialización de este dispositivo nunca vio la luz, en parte porque en ese período histórico aún no existía la percepción de los daños de fumar en parte porque los medios tecnológicos disponibles en ese momento no eran adecuados para la producción a gran escala.

En resumen, el buen Gilbert tuvo la desgracia de anticipar demasiado los tiempos.

Lee también: ¿Por qué la ley prohíbe la publicidad de los cigarrillos electrónicos? Arrojamos luz sobre la legislación

Del modelo antiguo a la última generación de e-cigs: cuántas diferencias hay

Hoy en día, existen modelos de cigarrillos electrónicos con las más variadas formas y funciones y los líquidos para vaping han alcanzado un nivel de calidad muy alto, pero en los primeros tiempos las cosas eran diferentes. De hecho, el debut del cigarrillo electrónico no fue el más idílico, ya que los vaper pens de primera generación tenían un rendimiento aromático poco satisfactorio. Además, a menudo ocurría que las gotas de líquido acababan en la boca del desafortunado vaper de turno.

En definitiva, tras una curiosidad inicial, muchas personas acabaron abandonando esta nueva práctica y volviendo al cigarrillo analógico. Sin embargo, a medida que aprendían de sus errores, los fabricantes comenzaron a perfeccionar sus dispositivos y a crear modelos menos rudimentarios, introduciendo nuevas tecnologías y sistemas. Por ejemplo, a partir de 2007, empezamos a ver mejoras en el sistema de suministro de líquido del cigarrillo electrónico a las bobinas (elementos calefactores), primero el cartomizador y luego el clearomizador.

En la segunda década del nuevo milenio, los cigarrillos electrónicos empezaron a tomar una apariencia diferente a la clásica forma de bolígrafo; esto se debió a la incorporación de nuevos componentes, pero los fabricantes aprovecharon la situación para cuidar más la estética. Fue durante este período, junto con el nacimiento de los primeros mods de caja, que el vaping comenzó a despegar en España.

Con el paso de los años, el nivel de personalización, pero sobre todo de rendimiento aromático y de funcionamiento, ha aumentado considerablemente; no es casualidad que los e-cigs modernos tengan cada vez menos problemas de fugas, estén fabricados con materiales resistentes, estén equipados con sistemas inteligentes de recarga de líquidos y permitan a los vapers ajustar varios parámetros (uno sobre todo, el vataje) para conseguir cada vapeo.

Aparte de los dispositivos, los productos de vapeo también han cambiado mucho desde los primeros días: los aromas de los cigarrillos electrónicos, por ejemplo, son cada vez más valiosos y la oferta es cada vez mayor.

Modelo antiguo de e-cig

Los cigarrillos electrónicos del futuro: qué esperar

El uso de los e-cigs para intentar dejar de fumar está creciendo rápidamente: decenas de millones de fumadores en todo el mundo han logrado su objetivo de dejar de fumar gracias a esta herramienta, y no hay duda de que las continuas mejoras que se han producido a lo largo de los años han influido en esta tendencia.

Como cuanto más se avanza, más se quema la tecnología, es de esperar que los avances que hemos presenciado hasta ahora no sean nada comparados con lo que veremos en los próximos años. Sin duda, una mayor atención institucional a este ámbito podría acelerar aún más el desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos productos de vapeo. Esto es lo que esperan la industria y los defensores de los e-cig, entre otras cosas porque beneficiaría a millones de fumadores, que podrían contar con dispositivos cada vez más eficientes y seguros.

Lee también: Monóxido de carbono y cigarrillos electrónicos: ¿qué dice la investigación científica?

En conclusión

El vapeo de hoy no es como el de hace 15 años. Gracias al éxito del cigarrillo electrónico, las empresas han podido invertir y aumentar la calidad de los productos de vaping. En Terpy te ofrecemos una amplia gama de líquidos con y sin nicotina, así como productos para la elaboración de líquidos como bases líquidas, nicotina líquida y varios sabores para vaping.

¡Esperamos verte en Terpy.es!