Enviar cigarrillos electrónicos por correo: lo que hay que saber

Cómo enviar cigarrillos electrónicos por correo

Cómo enviar cigarrillos electrónicos por correo

A lo largo de los años, la sociedad ha evolucionado y la llegada de Internet ha hecho que la forma de vender y comprar también haya evolucionado y cambiado.

Hoy en día, todo el mundo tiene la posibilidad, a través de un teléfono móvil o un ordenador, de conectarse a la red para dar y recibir servicios con facilidad. El uso de estas funciones aporta considerables ventajas. Los compradores, especialmente si tienen poco tiempo para comprar, disfrutan de la comodidad de recibir sus paquetes directamente en casa, mientras que los vendedores pueden llegar a un número mucho mayor de personas. Además, el tiempo se acorta considerablemente y el estrés de la compra se reduce a la mitad.

En general, ya no es necesario ir a una tienda física para comprar una prenda de vestir, un libro, un electrodoméstico o un cigarrillo electrónico. Basta con navegar por los distintos sitios de comercio electrónico, elegir lo que se quiere comprar, pagarlo y recibirlo en casa. Del mismo modo, si quieres vender cualquier producto o servicio, ya no es imprescindible tener un local físico.

Todo puede hacerse a través de la web, con el único objetivo de aumentar los beneficios y reducir los costes de gestión.

Sin embargo, hay, sobre todo cuando se trata de vender, reglas que hay que respetar, pasos que hay que dar si se quiere que todo vaya lo mejor posible. Precisamente por eso es importante que quien tenga un negocio, incluido el de los cigarrillos electrónicos, y quiera expandirlo utilizando una herramienta tan potente como la web, conozca algunas cosas que no debe subestimar si no quiere arriesgarse a tener inconvenientes.

Lee también: ¿Cigarrillo electrónico chino? Por qué podría no ser una buena idea

¿Por qué enviar un cigarrillo electrónico?

Por lo general, las personas que sienten la necesidad de estar al día y ampliar su negocio llegando a todas aquellas personas que, por una u otra razón, no tienen la posibilidad de ir a la tienda física, envían cigarrillos electrónicos.

Pero esta no es la única razón.

A menudo, de hecho, una nueva empresa tiene dificultades para sostener los innumerables gastos necesarios para la gestión de una tienda física y, por lo tanto, recurre a una “virtual” para aumentar el negocio con costes relativamente bajos y convenientes. Es una buena manera de darse a conocer y de crear una red de clientes sólida y fiel.

También puede ocurrir que simplemente quieras regalar un cigarrillo electrónico con líquidos para vapear a un familiar o amigo que vive lejos. Sin embargo, sea cual sea el motivo, el envío es la mejor manera de garantizar que otra persona reciba un cigarrillo electrónico desde la comodidad del sofá de su casa.

Las normas para el envío de e-cigs por correo

Envío de un cigarrillo electrónico: qué hacer

A la hora de enviar un paquete, en este caso con un cigarrillo electrónico, que es un objeto frágil y delicado, es importante extremar las precauciones para que todo el proceso se realice de la mejor manera posible.

  1. Preparar el contenido. Tanto si se trata de un minorista como de un particular que envía un regalo, lo primero que hay que hacer es preparar el contenido del paquete, el cigarrillo electrónico. Es imprescindible que venga con su caja original y la garantía. Aunque no se trata de una compra “tradicional” y no es una compra presencial, es importante mantener cierta profesionalidad y equidad y realizar todo sin irregularidades para que el destinatario tenga todo lo que necesita. En el caso de una venta, esto supondrá una mayor fidelidad de los clientes, que estarán satisfechos con la compra y confiarán en el vendedor para volver a comprar. En el caso de un regalo, igualmente, el destinatario se sentirá feliz y satisfecho.
  2. Preparar el paquete. El siguiente paso es la preparación del paquete. Este paso debe realizarse con cuidado para garantizar que ninguna parte de su contenido pueda dañarse durante el viaje. Una forma de proteger la mercancía es utilizar materiales de relleno. Estos rellenos garantizan que no haya huecos en el envase y que el contenido se mantenga seguro. Son fáciles de obtener a un coste bastante bajo y son extremadamente útiles, a veces imprescindibles, para que todo vaya bien. El material del que están hechas es el plástico, pero quienes estén más concienciados con el medio ambiente y quieran reducir el nivel de contaminación pueden sustituirlo por otros materiales igualmente buenos, como virutas de paja, cartón ondulado o pequeñas bolas de poliestireno. Una vez que el contenido se ha colocado de la forma más ordenada posible dentro del paquete, éste debe cerrarse. Es esencial sellarla bien con cinta adhesiva, ya que una caja perfectamente cerrada es poco probable que se abra por el camino y corra el riesgo de dañar el contenido.
  3. Elegir un trasportista. Una vez preparado el paquete, es el momento de elegir un mensajero. Hay varios, cada uno de los cuales ofrece un servicio específico a un coste determinado. Elegir un trasportista fiable y profesional es fundamental para el éxito de tu envío.
  4. Preparar la etiqueta para pegarla en el paquete y pagar el servicio. Una vez que hayas decidido a qué empresa de mensajería confiar tu paquete, puedes introducir todos los datos relativos al envío, al remitente y al destinatario en un sitio web especial. Esta fase es extremadamente delicada: un pequeño error en la introducción de los datos podría hacer fracasar el envío. Una vez que hayas pagado el servicio (mediante PayPal o tarjeta de crédito), podrás imprimir el recibo, que deberás adjuntar al paquete. Gracias a la información que contiene, el trasportista sabrá exactamente dónde entregarlo.
  5. Reservar la recogida. Una vez que hayas completado todos los pasos anteriores, tienes que reservar una recogida. Puedes elegir el día y la hora que más te convenga. En este punto, sólo tienes que esperar a que el trasportista recoja el paquete. Si te resulta incómodo, puedes dejar el paquete en una de las muchas tiendas participantes. Esto acortará aún más el plazo de entrega tanto para el remitente como para el destinatario, que podrá recibir el cigarrillo electrónico más rápidamente. La entrega suele realizarse en pocos días, salvo que se produzcan circunstancias imprevistas. Mientras tanto, es posible controlar la posición del paquete en cualquier momento hasta que esté en manos de la persona a la que se envió.

Lee también: ¿Cuánto cuesta un cigarrillo electrónico en farmacias y cuánto en tiendas online?

Envío internacional: posibles restricciones

Los envíos internacionales difieren de los nacionales en algunos casos.

No todos los artículos pueden enviarse de una zona a otra del mismo país con la misma facilidad. Algunas compañías navieras han establecido normas precisas al respecto, pero éstas difieren según se trate de una empresa o de un particular.

En el caso concreto de los cigarrillos electrónicos, éstos, al igual que otros artículos (alcohol, líquidos, sustancias tóxicas o armas), entran en la categoría de artículos restringidos. Sin embargo, las restricciones a su envío se aplican a los particulares y no a los fabricantes y minoristas autorizados.

En el caso concreto de que los primeros transgredan estas normas, corren serios riesgos legales, ya que existe la posibilidad no sólo de confiscación de los bienes, sino también de procesamiento penal.