¿Cigarrillo electrónico chino? Por qué podría no ser una buena idea

El cigarrillo chino puede no ser una buena idea

Esto es lo que arriesgas si compras un cigarrillo electrónico chino barato

El cigarrillo electrónico, cuyo uso se ha generalizado en todo el mundo, fue desarrollado en China en 2003 por un farmacéutico cuyo padre murió de cáncer de pulmón a causa del tabaco. Como él mismo era un fumador empedernido, se propuso encontrar una alternativa al cigarrillo clásico, partiendo de la base de que la mayor parte de su toxicidad proviene del proceso de combustión, que genera sustancias tóxicas inhaladas por el fumador.

Evidentemente, tenía que ser un sistema que no sólo no fuera peligroso, sino que diera las mismas sensaciones, lo que no es fácil.

Entonces encontró la forma de disolver la nicotina en agua, añadiendo aroma de tabaco para acercarse lo más posible al sabor de los cigarrillos. Utilizando el calor, el farmacéutico chino fue capaz de transformar esta mezcla en vapor y ponerla en un dispositivo práctico y fácil de usar.

Así nació el cigarrillo electrónico, una herramienta realmente innovadora para los grandes adictos al tabaco, ya que por fin es posible fumar sin los graves daños que el cigarrillo clásico provoca en la salud.

La mayoría de los cigarrillos electrónicos son chinos

Cigarrillo electrónico chino: ¿es mejor evitarlo?

No siempre un producto de origen chino es de mala calidad. En este caso concreto, como se ha mencionado anteriormente, el cigarrillo electrónico fue creado incluso en China, por lo que es necesario hacer un análisis cuidadoso del producto con el que se está tratando antes de hacer juicios fáciles.
Dicho esto, también es cierto que los fabricantes chinos a menudo prefieren invertir menos en calidad que en cantidad, sobrecargando la producción y distribuyendo luego objetos de poco valor.

En el caso de los cigarrillos electrónicos, ciertamente hay fabricantes chinos que, por desgracia, no tienen en cuenta las materias primas utilizadas y comercializan dispositivos que, no sólo pueden tener una vida útil limitada por el uso de componentes baratos, sino que también pueden ser perjudiciales para quienes los utilizan. No son infrecuentes los casos de dispositivos electrónicos que pierden líquido o se sobrecalientan, con la posibilidad de afectar también a la calidad real del vapor que se inhala.

Todos estos aspectos son de gran relevancia y actualidad, hasta el punto de que la comunidad científica cuestiona a menudo la posibilidad de que los cigarrillos electrónicos tengan efectos indeseables sobre la salud. Al tratarse de dispositivos que han sido creados específicamente para reducir los daños que provoca el tabaquismo en el organismo, es fundamental que todos sus componentes, así como los líquidos de los cigarrillos electrónicos utilizados, sean de la máxima calidad, estén certificados y controlados, ya que de lo contrario se podría desvirtuar el fin último para el que se utilizan.

Por este motivo, es aconsejable confiar en marcas conocidas, también por una cuestión de asistencia, ya que puede ser más difícil tratar con empresas chinas en la fase de posventa.

Veamos ahora las razones por las que no es una buena idea comprar cigarrillos electrónicos chinos.

Lee también: ¿Cuánto cuesta un cigarrillo electrónico en farmacias y cuánto en tiendas online?

Mala calidad de los componentes

Partiendo de la base de que la mayoría de los cigarrillos electrónicos, así como la inmensa mayoría de todos los dispositivos electrónicos, se fabrican en China, no tiene mucho sentido partir del prejuicio absoluto de que hay que evitar todos los cigarrillos chinos.

Dicho esto, es importante subrayar los aspectos a los que hay que prestar atención a la hora de comprar, ya que no todos los minoristas confían en fabricantes serios, ahorrando dinero en detrimento de los consumidores.

Desde el punto de vista de las materias primas, es bien sabido que muchos productos chinos se fabrican con productos de mala calidad, por lo que, incluso en el caso de los cigarrillos electrónicos, es esencial entender cómo se han construido y qué tipo de certificaciones tienen. Se trata de una cuestión fundamental, ya que a menudo la gente prefiere fijarse en el precio y no en el valor real de lo que compra.

La calidad real de los elementos que componen cada cigarrillo electrónico debe jugar siempre un papel primordial, ya que se trata de un instrumento electrónico que se manipula a diario. Los mecanismos internos también deben funcionar perfectamente y ser resistentes, de lo contrario se corre el riesgo de que se produzcan fallos frecuentes o mal funcionamiento hasta potencialmente peligroso para el individuo.

Los cigarrillos electrónicos de baja calidad pueden ser peligrosos para la salud

Posibles riesgos para la salud

Los e-cigs se han hecho tan populares en el mercado, tanto como alternativa a los cigarrillos como ayuda para dejar de fumar, que a menudo son objeto de estudios e investigaciones en el ámbito médico.

Funcionan con líquidos específicos, que son inhalados directamente por el usuario. Por lo tanto, es fundamental estar absolutamente seguro de que se utilizan productos que cumplen todas las normas impuestas por la comunidad científica en materia de salud y seguridad.

En lo que respecta específicamente a los cigarrillos electrónicos chinos, hay que admitir que los fabricantes no siempre son diligentes a la hora de seguir las imposiciones y los dictados de la Comunidad Europea, e incluso los importadores no están muy comprometidos con la consecución de estos objetivos, ya que con demasiada frecuencia buscan el mero beneficio en detrimento de la calidad.

Recientemente, se ha informado con frecuencia de incautaciones de cigarrillos electrónicos procedentes de China, debido al uso de componentes potencialmente perjudiciales para la salud del consumidor, lo que pone de manifiesto cómo, por ejemplo, el uso de atomizadores mal hechos o de mala calidad puede afectar significativamente a los estándares de todo el producto comercializado.

Asimismo, también se tiende a desaconsejar la compra de líquidos chinos, ya que existe el riesgo de que sean productos elaborados mediante la mezcla de sustancias no controladas en origen.

Asistencia difícil

Los argumentos anteriores adquieren aún más importancia si se considera también la cuestión del servicio. Al tratarse de dispositivos electrónicos, es probable o, en todo caso, posible que se produzcan fallos de funcionamiento por caídas accidentales o problemas de montaje interno o de componentes en mal estado.

En cualquier caso, es importante que el servicio de atención al cliente proporcionado por el fabricante del producto esté siempre disponible y sea fácil de encontrar, para que puedas obtener todas las respuestas que necesita y, si es necesario, enviar tu cigarrillo electrónico para su reparación. Esto no siempre ocurre con los dispositivos de origen chino, ya que el servicio suele tardar en llegar o no ofrece la asistencia necesaria para resolver la situación.

El cliente debe tener siempre un punto de referencia y, cuando esto no ocurre, está en juego la reputación de la marca y su satisfacción final.
Asimismo, los repuestos deben estar disponibles en todo momento, para evitar largas esperas que puedan inutilizar el cigarrillo electrónico, causando enormes molestias al vaporizador, siempre teniendo en cuenta que se trata de un dispositivo que puede ser utilizado como sustituto del cigarrillo clásico.

Por un lado, los fabricantes chinos intentan resolver este problema ofreciendo un servicio cada vez más presente, pero aún queda mucho trabajo por hacer para alcanzar los estándares de las marcas más conocidas y comercializadas.

Lee también: Sitios donde comprar cigarrillos electrónicos: ¿cómo elegir el adecuado?

Vida útil limitada

Por último, pero no menos importante, está la cuestión de la durabilidad del cigarrillo electrónico. Obviamente, estamos hablando de un instrumento electrónico que, por su propia naturaleza, está sujeto a desgaste.

El cigarrillo electrónico es utilizado diariamente por el usuario, incluso de forma repetida y durante muchas horas, por lo que requiere un mantenimiento y cuidado constante de todos sus componentes. Esto significa que quienes compran este tipo de productos deben saber que tendrán que prestar mucha atención a la limpieza de los diferentes elementos que componen el cigarrillo electrónico, desmontando cada pieza y eliminando cualquier residuo que pueda estar presente.

Sin embargo, cuando se compran productos de dudosa procedencia o de fabricación china, a veces puede ocurrir que el uso de componentes de mala calidad reduzca la vida útil del cigarrillo electrónico. En estos casos, por mucho cuidado que se tenga, es inevitable que se produzcan frecuentes averías.

Esto significa que también tendrás que recurrir al servicio técnico y es posible que tengas que esperar a que se sustituyan las piezas que faltan o se reparen los engranajes.

En conclusión, comprar un cigarrillo electrónico chino puede tener toda una serie de consecuencias desagradables, tanto desde el punto de vista de la seguridad como del uso. Sin embargo, independientemente de la marca o del país de origen del producto, es aconsejable dirigirse únicamente a los distribuidores autorizados, para tener siempre un punto de referencia en caso de necesidad.

Si buscas una tienda seria y fiable donde comprar todo lo que necesitas para vaping, echa un vistazo a Terpy.es, la tienda número 1 en España. En nuestro sitio puedes encontrar el dispositivo ideal para ti.