Eliminación de colillas: ¿cuánto tiempo tardan en descomponerse?

¿Cuánto duran las colillas antes de desintegrarse?

Cuánto duran las colillas antes de desintegrarse (y cómo preservar el medio ambiente)

Desde hace varios años, la protección del medio ambiente y la preservación de nuestro hermoso planeta están en boca de todos (¡ya era hora!). Gracias a los esfuerzos de muchos activistas, los materiales más contaminantes están desapareciendo poco a poco, dejando paso a alternativas “verdes”.

Sin embargo, las colillas que se dejan en cada esquina se las arreglan para “pasar desapercibidas” y quedar fuera de la mayoría de los debates medioambientales.

Por desgracia, ignorar los problemas asociados a la propagación de estos residuos puede ser un grave error que las generaciones futuras tendrán que pagar muy caro.

En este artículo explicamos el tiempo que tardan las colillas en degradarse y el daño que causan diariamente al medio ambiente.

Lee también: Comprar líquidos para cigarrillos electrónicos en el extranjero: ¿es realmente una buena idea?

Porque nuestros bisnietos tendrán que seguir lidiando con las colillas arrojadas por nuestra generación.

La verdad es que nadie sabe con certeza cuánto tiempo tardan las colillas en descomponerse completamente. Se ha estimado que los filtros de las “rubias” tardan entre 500 y 1000 años en degradarse, pero no hay suficientes pruebas científicas para dar una respuesta definitiva a esta cuestión.

Las colillas son de plástico, un material no biodegradable porque las bacterias que provocan la descomposición de la materia orgánica no pueden “digerirlo”.

Este material se degrada por “fotodegradación“, un proceso muy lento causado por la radiación luminosa del sol que provoca cambios en la estructura química del material. De este modo, los objetos de plástico se “fragmentan” en trozos cada vez más pequeños hasta que, cuando miden menos de 5 mm, se clasifican como “microplásticos”.

Los filtros de los cigarrillos están hechos de un plástico llamado acetato de celulosa, un tipo de plástico que también se utiliza para fabricar gafas de sol, textiles, películas fotográficas y muchos otros productos. Se introdujeron en la década de 1950 para reducir la nocividad del tabaquismo tras la publicación de los primeros estudios científicos que ponían de manifiesto los riesgos del tabaco.

Sin embargo, en contra de la creencia popular, no hay pruebas concluyentes de que los filtros hagan que fumar sea menos perjudicial.

Llegados a este punto, los lectores que fuman, o que han fumado en el pasado, pueden preguntarse: “entonces, ¿por qué la colilla está ‘manchada’ en comparación con un filtro sin usar? ¿Acaso su color no indica la absorción de las sustancias más nocivas? La verdad es que no.

El cambio de color del filtro que se produce al fumar un cigarrillo se debe principalmente al cambio de pH del acetato de celulosa. Es el efecto de una simple reacción química, más que un verdadero elemento de seguridad. Como prueba de ello, varios estudios médicos han demostrado que el daño causado por los cigarrillos con filtro es casi idéntico al causado por los cigarrillos sin filtro.

La descomposición de las colillas

Cómo las colillas devastan el medio ambiente y matan plantas y animales

Las colillas suponen un gran peligro para el medio ambiente. Las aves, y muchos animales marinos, pueden confundirlos con comida e ingerirlos, con el riesgo de sufrir graves problemas digestivos e incluso la muerte.

Además, las colillas suelen contener sustancias químicas tóxicas como el plomo y el cadmio. Cuando acaban en el mar, estos venenos se filtran en el agua, causando graves daños a la fauna circundante. Un estudio realizado por la Universidad Estatal de San Diego descubrió que sólo hace falta una colilla para contaminar un litro de agua hasta el punto de provocar la muerte de toda la vida marina.

Hay que tener en cuenta que cada año se producen unos 5,4 billones de colillas, y se calcula que el 70% de ellas llegan al mar. Esta cifra puede permitir comprender mejor el alcance de los daños causados por estos venenos al planeta y a las formas de vida que lo habitan.

También hay que recordar que las colillas son una de las causas más comunes de los incendios forestales. Su abandono descuidado provoca grandes desastres que destruyen cada año hectáreas y hectáreas de tierra exuberante.

Lee también: Sales de nicotina: qué son y cómo usarlas

En conclusión

Hemos explicado el tiempo que tardan las colillas en degradarse completamente.

Como todo el mundo sabe ya, los plásticos son materiales muy peligrosos para el medio ambiente porque pueden durar siglos y siglos, contaminando el agua y suponiendo un peligro para la fauna. Las colillas no son una excepción y, dado su enorme número, se encuentran entre los residuos más perjudiciales para nuestro planeta.

Con demasiada frecuencia pasamos por alto el hecho de que quienes deciden abandonar los cigarrillos tradicionales en favor del vapeo están haciendo un bien tanto para ellos como para el medio ambiente. Los vapers no producen ningún residuo salvo cuando cambian la resistencia de su dispositivo o lo sustituyen por uno nuevo, y la eliminación de estos productos se realiza de forma segura gracias al servicio que ofrecen las islas ecológicas.

Si tú también has eliminado los cigarrillos tradicionales de tu vida y te has convertido en un vaper, el planeta te lo agradece, y la tienda Terpy está preparada para ofrecerte todos los productos que necesites, desde bases de nicotina hasta e-líquidos para vapear.

¡Esperamos verte en Terpy!