¿Sientes un sabor a quemado mientras vapeas? Seguro que has metido la pata. Te explico cómo evitar que se repita

¿Por qué se siente un sabor a quemado mientras se vapea?

Todos los vaperos meten la pata alguna vez. Estas son las causas y cómo asegurarse de que no vuelva a ocurrir

Si eres un vaper, inevitablemente llegará (o, quizás, ya ha llegado) un momento en el que tu fiel cigarrillo electrónico te dará un terrible sabor a quemado.

Es la señal proverbial, y entre los vapers se ha convertido en una especie de bautismo: si realmente vapeas, no puedes no haberlo experimentado.

A menudo, ese mal sabor se debe a que la resistencia ha llegado al final de su ciclo de vida y hay que sustituirla por una nueva. Todo el mundo lo sabe y el dueño de la tienda que te vendió tu primer cigarrillo electrónico probablemente ya te lo haya explicado.

En este caso, la solución es sencilla: basta con insertar otra bobina en el atomizador y listo.

Pero, ¿qué hacer cuando llega este momento, aunque la resistencia haya sido cambiada recientemente o quizás sea nueva?

Lo explico en el siguiente artículo.

Atomizador con resistencia quemada que emite humo

¿Te has acordado de activar correctamente la nueva resistencia que has colocado en el atomizador?

Un error clásico que cometen los principiantes es activar el atomizador inmediatamente después de insertar un nuevo cartucho. Y ese mal sabor no es más que el grito de auxilio del algodón que no ha tenido tiempo de absorber el líquido del cigarrillo electrónico y está literalmente ardiendo.

He aquí cómo evitar este molesto inconveniente. Cuando insertes un nuevo elemento calefactor en tu atomizador, deja caer unas gotas en los orificios de alimentación del algodón antes de activarlo. A continuación, llena el depósito por completo y déjalo reposar durante una hora aproximadamente: así la resistencia tendrá tiempo de absorber una buena cantidad de líquido.

Para estar seguro, incluso después de que haya pasado este período de descanso, no empujes inmediatamente la bobina al máximo. Comienza con activaciones rápidas a bajos voltajes, intercalando algunas caladas con el dispositivo apagado para facilitar aún más la absorción del e-líquido.

Continúa de esta manera aumentando gradualmente la potencia hasta alcanzar los vatios ideales para ese tipo de resistencia. Una vez logrado esto, los errores deberían ser sólo un mal recuerdo.

Lee también: Vaping de base neutra: ¿es realmente una buena idea?

Si quieres decir adiós a los errores, ¡no dejes nunca el depósito seco!

Ahora, hablamos de un error que todos cometemos, incluso cuando somos veteranos: no rellenar el depósito con suficiente frecuencia.

¿Quién no se ha dejado llevar por el placer de vapear sin comprobar el nivel de líquido en el depósito? Desgraciadamente, cuando baja demasiado, se corre el riesgo de que la resistencia no se alimente lo suficiente, y en ese momento llega un terrible ataque de tos provocado por la quema del algodón seco.

Puede parecer trivial, pero la recurrencia de este problema lo convierte en un imprevisto que no debe tomarse a la ligera. Para evitarlo, rellena tu atomizador cada vez que notes que se está acabando el líquido. Incluso si todavía queda algo, no pienses “no pasa nada, ya lo haré más tarde”.

Puede que te lo olvides, que hagas un error memorable y que arruines la resistencia. En ese momento, te verás obligado a colocar uno nuevo, aunque el antiguo podría haber aguantado varios días más.

Resistencia dañada por el calor cuyo algodón ha sido sustituido

Demasiada potencia = algodón quemado, seguro

Reconozcámoslo: a todos los vaperos les gustan las nubes grandes, sin excepción.

Por eso muchos tienden a llevar sus dispositivos al límite, ajustando potencias muy altas para producir más vapor. Sin embargo, cada resistencia está diseñada para funcionar en determinados rangos de potencia: si la ajustas demasiado baja, no emitirán vapor. Por el contrario, si lo pones demasiado alto, el error está garantizado (o casi) porque el cable de la bobina no puede soportar tantos vatios.

Si a pesar de haber activado correctamente la resistencia y de haber llenado el depósito, notas un sabor a quemado, ésta podría ser la causa. Tal vez, estás utilizando una bobina diseñada para vaping boca-pulmón mediante la entrega de una potencia más adecuada a una resistencia para un tiro directo al pulmón.

Para remediarlo, baja gradualmente la potencia de tu mod hasta que desaparezca ese mal sabor.

No temas: no correrás el riesgo de disminuir el rendimiento aromático de tu líquido para cigarrillos electrónicos. Por el contrario, si utilizas tus resistencias a la potencia recomendada por el fabricante, puedes mejorar significativamente tu experiencia de vapeo.

Tal vez, el problema eres tú o el líquido que estás vapeando

A veces, a pesar de haber tomado todas las precauciones que he indicado hasta ahora, el error puede seguir llegando.

En este caso, la razón podría ser la forma en que vapeas o el tipo de líquido para cigarrillos electrónicos que utilizas.

Tal vez, das demasiadas caladas seguidas sin dar tiempo a que la resistencia absorba el e-líquido entre caladas. O bien, el líquido que estás utilizando tiene un porcentaje demasiado alto de VG para el tipo de bobina montada en tu atomizador.

La glicerina vegetal es muy densa y puede obstruir los orificios de alimentación de la resistencia si estos no son lo suficientemente grandes, y reducir la velocidad a la que el algodón absorbe el e-líquido.

Si crees que la causa de los errores puede ser una de estas, reduce la frecuencia de las caladas y comprueba que la bobina que utilizas es adecuada para el líquido que estás vaporizando. Si no es así, cambia el e-líquido o sustituye la resistencia y no deberías tener más problemas.

Lee también: Atomizer short: cómo resolver este problema incluso si eres un principiante

En conclusión

En este artículo te he explicado cuáles son las causas de ese sabor a quemado que puedes tener durante tus sesiones de vaping y cómo evitar esas molestias que todos los vapers han experimentado al menos una vez.

Con esta información, por fin podrás disfrutar al máximo de tus e-líquidos, saboreando sólo su aroma y no el del algodón quemado.

Antes de despedirme, te invito a que eches un vistazo a los productos disponibles en la tienda Terpy: tenemos un montón de líquidos para cigarrillos electrónicos para todos los gustos, ¡entre los que seguro que encuentras uno que se adapte a tu paladar!