Cigarrillo electrónico desechable: ¿cuánto dura?

¿Cuánto dura el cigarrillo electrónico desechable?

Este es el tiempo que tarda un cigarrillo desechable en llegar al final de su ciclo de vida

El cigarrillo electrónico desechable, como su nombre indica, tiene una vida útil limitada. Es un dispositivo listo para usar cuya resistencia está estrechamente relacionada con la cantidad de líquido de vaping que puede contener.

Por ello, este tipo de cigarrillo electrónico no necesita ser recargado nunca más, por lo que una vez que se agota el líquido de su interior, hay que tirarlo para comprar uno nuevo.

¿Cuánto dura un e-cig desechable? ¿Hay que tomar alguna precaución especial para prolongar su vida útil?

En este artículo te explicaremos cómo cuidar tu cigarrillo y qué atención debe prestarle.

Mantenimiento del cigarrillo electrónico desechable

Mantenimiento del cigarrillo electrónico desechable en relación con su durabilidad

Con la llegada del cigarrillo electrónico, ha surgido una nueva forma de fumar, que ha llevado incluso a la necesidad de crear un nuevo verbo para definir este particular hábito. El término vaping se refiere precisamente al acto de liberar vapor a través de un dispositivo electrónico.

Estos dispositivos suelen ser recargables, tanto desde el punto de vista de la fuente de alimentación como del líquido que contienen; los cigarrillos electrónicos desechables son una excepción, ya que se diferencian de los e-cigs clásicos principalmente por su durabilidad, lo que hace que la comodidad sea su punto fuerte.

En este sentido, es muy importante un mantenimiento correcto y cuidadoso, para que el cigarrillo dure más tiempo y funcione de forma impecable y continuo. Esta es la única manera de poder fumar, o más bien vapear, con satisfacción.

Sea cual sea la marca de tu cigarrillo electrónico desechable, la calidad del dispositivo no es suficiente para garantizar un uso sin problemas y no evita los problemas de funcionamiento. El descuido es el peor enemigo de los e-cigs, ya que la suciedad y el esfuerzo constante pueden dañarlos. Todas las tareas de mantenimiento diario son esenciales y deben llevarse a cabo con regularidad.

Cada componente debe ser desmontado y limpiado, trabajando a fondo para asegurarse de que todas las piezas funcionen correctamente.

Lee también: La mejor tienda online de cigarrillos electrónicos: aquí es donde hay que comprar

Operaciones de limpieza

Dado que un cigarrillo electrónico, ya sea clásico o desechable, es un instrumento que se utiliza en contacto directo con la boca, es esencial que esté lo más limpio posible. En particular, el mantenimiento diario debe implicar siempre un cierto cuidado e idealmente debería realizarse al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche, sin olvidar eliminar los restos de condensación de la boquilla.

Para poder llegar fácilmente a las zonas más escondidas, sin arriesgarse a dejar molestas pelusas, es aconsejable utilizar toallas de papel. Las operaciones más profundas, en cambio, sólo se realizan en casos concretos, es decir, cuando el aparato empieza a mostrar signos de fallo o de mal funcionamiento particular. En estos casos hay que proceder a eliminar todo rastro de suciedad y desmontar las distintas piezas, poniendo luego el atomizador a hervir durante un cuarto de hora aproximadamente.

Del mismo modo, el filtro es una pieza extremadamente importante y debe limpiarse cuidadosamente. Es el enlace entre el vapeo y el cigarrillo electrónico, a través del cual pasan el vapor y la saliva, así como pequeñas partículas de polvo. Si el filtro no funciona correctamente, el flujo de vapor puede estar bloqueado en su interior, por lo que es necesario retirar esta pieza y soplar en ella, para luego absorber todos los residuos con un trozo de papel limpio, posiblemente con un enjuague rápido.

Cómo cuidar tu cigarrillo electrónico: gestos cotidianos y atenciones especiales

Además de esta rutina de limpieza diaria, es importante seguir unos hábitos que ayuden a mantener el buen funcionamiento de la máquina.

En primer lugar, debes prestar atención a dónde y cómo colocas el cigarrillo electrónico: la regla es que siempre debe colocarse en posición vertical, para no causar problemas internos. Esto se debe a que todos los cigarrillos, incluso los desechables, tienen dos agujeros, tanto para permitir el correcto flujo de aire como para asegurar que la mecha esté siempre impregnada de líquido; está claro que una posición horizontal sería perjudicial, ya que el líquido podría filtrarse por estos agujeros.

Además, cuando no lo utilices, ten cuidado de guardar el cigarrillo electrónico lejos de fuentes directas o indirectas de calor o luz, así como de fuentes de agua o aires acondicionados.

Como el e-cig es un instrumento de uso frecuente, puede caerse accidentalmente. Es fácil ver cómo este tipo de impacto puede dañar seriamente los componentes internos de su dispositivo, dañándolo sin posibilidad de reparación. Precisamente por este motivo, existen en el mercado fundas especiales, diseñadas para proteger el cigarrillo electrónico de peligrosos golpes o ruinosas caídas; se trata de pequeñas cajas de bolsillo que pueden contener el cigarrillo, a menudo equipadas también con un pequeño cordón para atarlo al pantalón o llevarlo al cuello.

Además, las fundas mantienen protegidas las partes más sensibles del cigarrillo electrónico, evitando que entren en contacto con la suciedad.

Las ventajas del cigarrillo electrónico desechable

Ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico desechable

Una de las principales ventajas del cigarrillo electrónico desechable es sin duda su practicidad. De hecho, se trata de un dispositivo que se compra para ser utilizado de inmediato, sin necesidad de rellenar el líquido ni la batería.

Una vez desempaquetado, todo lo que tienes que hacer es empezar a vapear como y donde quieras, sin preocuparte de su alimentación. Esto significa que es ideal para llevarla siempre consigo, sin ningún estorbo y sin tener que pensar en comprar baterías o líquidos adicionales.

Por otro lado, el cigarrillo electrónico desechable no puede durar indefinidamente, sino que tiene una vida útil limitada. Es un instrumento creado con una reserva líquida ya en su interior. Una vez que se agote el e liquid, el cigarrillo también dejará de funcionar.

La vida útil real de los cigarrillos electrónicos desechables depende, por tanto, de la cantidad de líquido que pueda contener cada uno. Existen diferentes modelos en el mercado, y cada uno de ellos tiene una duración y capacidad diferentes. Además, dado que la durabilidad de un e-cig desechable depende en gran medida del tamaño del depósito que contiene el líquido, está claro que la forma de fumar también afectará a su potencia.

Es obvio que, dependiendo de cómo y cuánto se fume, el líquido se consumirá más o menos rápido, y del mismo modo, las partes del cigarrillo sufrirán distintos grados de desgaste: todo esto influirá considerablemente en la vida útil de este dispositivo.

Como se ha explicado en los párrafos anteriores, hay algunas pequeñas medidas que se pueden tomar a diario para alargar la vida del cigarrillo electrónico desechable. Si se realiza un mantenimiento cuidadoso y exhaustivo de los elementos que componen el cigarrillo electrónico, se puede garantizar que su rendimiento sea siempre de la máxima calidad.

Lee también: ¿Cuál es la mejor caja de cigarrillos electrónicos de 2021?

En conclusión

La vida útil real de un cigarrillo electrónico desechable depende de muchas variables, cada una de las cuales puede desempeñar un papel más o menos decisivo. Ciertos comportamientos pueden dar lugar a una vida más larga o más corta.

Sea cual sea el modelo de cigarrillo electrónico que buscas, ven a Terpy.es y echa un vistazo a nuestros productos. En nuestra tienda podrás encontrar el dispositivo hecho a medida para ti.