Bobina atomizador: ¿prefabricada o regenerable?

Qué bobina atomizadora elegir entre reconstruible o prefabricada

Pros y contras de las bobinas prefabricadas y regenerables para el atomizador del cigarrillo electrónico.

Además de la elección del líquido para cigarro electrónico, una de las primeras dudas que le surge a un neófito del vapeo es aquella relativa a la bobina atomizador. ¿Es mejor un atomizador con bobinas prefabricadas o un atomizador regenerable, con resistencias caseras (también llamadas regenerables)?

Si tú también te has hecho esta pregunta y finalmente deseas encontrar la respuesta, estás leyendo el artículo correcto. Hoy te contamos cuáles son los pros y contras de estos atomizadores y cuándo elegirlos.

Lee también: ¿Qué te pasará (seguro) si fumas con un atomizador quemado?

¿Qué son las bobinas prefabricadas y las caseras?

La bobina de un cigarrillo electrónico, también llamada resistencia y cabezal, es un alambre de metal resistivo que está en contacto con el algodón impregnado con sabores líquidos aromatizado. El hilo, cuando se calienta, evapora los líquidos de vapeo. Por tanto, es un componente fundamental del cigarrillo electrónico.

Como probablemente sepas, las bobinas de los atomizadores pueden estar prefabricadas o hacerlas tu mismo. La diferencia fundamental entre las dos es que las bobinas prefabricadas son pre-construidas, por lo tanto, ya están ensambladas junto con el algodón (Head Coil). Mientras que las bobinas caseras… Pues, las tienes que hacer tú mismo en casa con hilo resistivo, algodón apto para vapear y un destornillador apto para regenerar las bobinas.

Además, las bobinas prefabricadas están montadas en atomizadores no regenerables, las bobinas caseras están montadas en atomizadores regenerables. Algunos atomizadores tienen ambas opciones, para que puedas elegir según tus preferencias y el momento.

Pero, ¿qué atomizadores elegir entre regenerables y no regenerables? ¿Cuáles son los pros y los contras de las diferentes bobinas?

Ventajas y desventajas de las bobinas prefabricadas.

Las bobinas prefabricadas tienen una ventaja muy interesante: son cómodas ya que son muy rápidas de montar. Quienes las usan siempre tienen disponibles Head Coils, que pueden sacar del paquete y montar a toda velocidad en el atomizador del cigarrillo electrónico (después de haber quitado y desechado de forma natural la bobina agotada).

Pero estas bobinas, y en consecuencia los atomizadores no regenerables, tienen desventajas muy importantes:

  • Cuestan mucho, unos 2 euros cada una;
Qué ventajas y desventajas tienen las bobinas atomizadoras prefabricadas.

No puedes decidir sobre los materiales del hilo resistivo;

Hay que adaptarse a los valores de resistencia indicados por los fabricantes, por lo que también el voltaje del cigarrillo electrónico deberá adaptarse a los valores en Ohm y Watt indicados en la resistencia prefabricada. Digamos que la personalización se ve afectada y, con ella, la experiencia de vapeo. Si, al configurar el cigarrillo electrónico, sobrepasas los valores indicados, la resistencia se quema. Si vas por debajo, el cigarrillo electrónico pierde líquido.

En resumen: las bobinas prefabricadas tienen grandes límites, y si eliges un atomizador no regenerable, ¡tendrás que conformarte!

Lee también: ¿Tu cigarrillo electrónico tiene una fuga de líquido? Estas son las 5 causas más comunes

Las ventajas y desventajas de las bobinas regenerables (o mejor dicho, caseras)

Las bobinas que están montadas en atomizadores regenerables, por lo tanto, las resistencias caseras, tienen numerosas ventajas. Aquí están:

  • El precio económico: una bobina de hilo resistivo cuesta unos 5 euros por 4 metros de hilo, de los que utilizarás unos centímetros para hacer una resistencia. Incluso el algodón para resistencias cuesta muy poco: los más “lujosos” cuestan unos 5 euros el paquete, que pueden durar meses y meses. En consecuencia, gastas unos céntimos en cada resistencia casera (en comparación con 2 euros por pieza de cabezales prefabricados).
  • Puedes hacer las resistencias en función de la potencia que deseas darle a tu cigarrillo electrónico. Todo lo que necesitas es una aplicación que, basándose en las vueltas del hilo resistivo, su diámetro y otras variables, te indique el voltaje al que debes configurar el cigarrillo electrónico.
  • Amplia elección de materiales de algodón y hilo resistivo, desde los más baratos hasta los más caros.

Las resistencias caseras, por lo tanto, te brindan muchas posibilidades de personalización y te permiten ahorrar significativamente en cabezales prefabricados.

Las resistencias de los atomizadores regenerables también tienen desventajas:

  • Lentitud de reemplazo. Si tienes prisa o estás fuera de casa, seguramente no tendrás tiempo ni ganas de fabricar una resistencia (incluso si el procedimiento, una vez aprendido, toma solo unos minutos).
  • Fabricar resistencias puede ser difícil para aquellos con pocas habilidades manuales. Antes de montar las bobinas caseras, es fundamental practicar, con el consiguiente desperdicio de material. Pero, una vez que hayas aprendido el procedimiento, ¡los ahorros están garantizados!
  • Posibles errores de fabricación, que provocan que las resistencias se quemen inmediatamente después de haberlas montado.

Pero si quieres aprender lo mejor y evitar cometer errores, hay muchos videos que explican cómo hacer resistencias DIY.

Bobinas reconstruibles o caseras: las ventajas y desventajas.

¿Atomizadores regenerables o no regenerables?

La elección depende de ti, según cuál de los dos tipos se adapta mejor a tus necesidades. Te recomendamos que utilices inicialmente atomizadores no regenerables con bobinas prefabricadas y, mientras tanto, practicar con las resistencias caseras.

Una vez que lo hayas aprendido, puedes vender el atomizador antiguo o guardarlo para emergencias y para situaciones en las que planeas tener prisa, por ejemplo en un viaje.