Atomizador del cigarrillo electrónico: ¿cuándo cambiarlo?

Atomizador de e-cig: ¿cuándo cambiarlo?

Cómo saber cuándo hay que sustituir este componente

Una vez que uno empieza a usar un cigarrillo electrónico, es natural que sienta curiosidad por el mundo del vaping y aspire a conocer este dispositivo pieza a pieza. El e-cig se compone de varios elementos importantes, uno de los cuales es el atomizador.

En las siguientes líneas conocerás qué es, para qué se utiliza, en qué circunstancias hay que sustituirlo y cuál es su vida media.

Atomizador: qué es y cuándo se puede cambiar

El atomizador es sin duda uno de los componentes en los que los vapers novatos centran su atención, y no podía ser de otra manera ya que es uno de los elementos principales del e-cig. De hecho, es aquí donde tiene lugar el proceso de vaping de los líquidos de vaping.

Pero, ¿cómo es un atomizador? Pues bien, se trata de un componente en cuyo interior se aloja una resistencia eléctrica que recibe su energía de la batería. Esta resistencia hace contacto con una bola de algodón impregnada de líquido y, al activarse, se calienta y evapora dicho líquido.

Cambio de resistencia

De los distintos tipos de atomizadores que existen, algunos son más adecuados para el vapeo boca-pulmón mientras que otros son más adecuados para el vapeo directo a pulmón. Sin embargo, no tiene mucho sentido hablar aquí de los tipos de caladas, sino que es importante que sepas que algunos atomizadores duran más que otros. En particular, las recargables pueden durar más que las no recargables.

En el primero, la resistencia puede sustituirse, mientras que en el segundo no es intercambiable, sino fija. Por lo tanto, cuando la bobina de un atomizador regenerable llega al final de su ciclo, el vaper puede fabricar a mano una nueva y colocarla en lugar de la antigua; por el contrario, cuando la resistencia de un atomizador no regenerable falla, ya no es utilizable y hay que sustituir todo el elemento.

En cualquier caso, independientemente de si un atomizador es regenerable o no, es importante conocer el momento adecuado para sustituir toda la pieza o cambiar la resistencia.

Lee también: Iqos o cigarrillo electrónico: cuáles son las diferencias y cuál es menos perjudicial para la salud

¿Cuáles son los signos de que una resistencia necesita ser reemplazada?

Un anuncio muy famoso decía que “un diamante es para siempre”. Pues bien, ese eslogan no se aplica a la resistencia a los e-cig. De hecho, con un tirón tras otro, este hilo metálico resistivo se desgasta y los residuos sólidos de los líquidos del cigarrillo electrónico y las partículas de algodón se depositan entre sus bobinas.

Pero, ¿cómo saber si el atomizador (o la resistencia sola, si se utiliza uno remanufacturado) está a punto de decirle adiós? Pues bien, al vapear recibirás algunas señales inconfundibles ante las que deberás llevar tu e-cig a las fosas.

Para empezar, en presencia de una resistencia desgastada puede sentir un ligero sabor a quemado. Otro síntoma que podría indicar que una bobina está a punto de jubilarse es la disminución de la producción de vapor. Entre otras cosas, también puede notar un oscurecimiento del color del líquido.

Pero el gusto y la vista no son los únicos sentidos que pueden alertar de la necesidad de sustituir la resistencia o el atomizador: el oído también puede hacerlo. De hecho, si escuchas un sonido de gorgoteo durante tu vaping, que sepas que este es otro posible síntoma de desgaste de la bobina.

En cualquier caso, con la experiencia te darás cuenta de la necesidad de cambiar la resistencia incluso sin tener que esperar estas señales.

¿Cuánto dura un atomizador?

¿Cuánto dura un atomizador?

Cuando uno vapea regularmente, se acostumbra a ajustarse automáticamente a la necesidad de cambiar el atomizador o sustituir la resistencia. Por supuesto, no existe un marco temporal universal. La vida útil de un atomizador puede depender de varios factores, en primer lugar, de la frecuencia con la que el vaper utiliza su dispositivo.

Aquellos que vapean más a menudo verán cómo la resistencia de su atomizador se deteriora mucho antes que los que sólo utilizan un e-cigarrillo en determinadas ocasiones. Además, el tipo de líquido utilizado (que puede ser orgánico o sintético), el algodón, el hilo utilizado para fabricar la bobina, el vataje y la intensidad de vapeo también influyen en el desgaste del atomizador.

En general, sin embargo, tomando como referencia el uso constante, un atomizador dura de media unas 2 semanas

Lee también: Cómo elegir el hilo resistivo ideal para regenerar su atomizador

Conclusión

Si estás pensando en empezar a vapear porque estás cansado de hacerte daño con un cigarrillo analógico, harás bien en empezar con un e-cig con atomizador no reconstruible. Una vez que te hayas familiarizado con el vapeo y conozcas tus líquidos favoritos (tienes una amplia gama de líquidos sabor tabacos, líquidos afrutados y líquidos sabor cremoso), puedes probar un tipo de vapeo más “profesional” y cambiar a un atomizador recargable.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este tipo de atomizador requiere un mantenimiento constante; además, el montaje de las bobinas a mano requiere una buena destreza manual. Por supuesto, si utiliza líquidos de calidad como los que se venden en Terpy, su atomizador tendrá más posibilidades de durar mucho tiempo.

¡Te esperamos en Terpy.es!